Me cansé de correr detrás de un concejal para conseguir un dictamen

0
249

Informo al simple y eventual lector de estas líneas, que este miércoles el Concejo Deliberante trató, en otros varios temas, dos preferencias que son las siguientes:

01.- En el Expte. CºNº 135-0602/19.- Proyecto de Ordenanza presentado por el concejal Santiago Alurralde, referente a la protección integral de los derechos de las personas en situación de calle. DICTAMEN DE COMISIÓN: Con dictamen de la comisión de Derechos Humanos y Garantías Constitucionales. MIEMBRO INFORMANTE:

 02.- En el Expte. CºNº 135-1136/19.- Proyecto de Ordenanza presentado por el concejal Ernesto Alvarado, referente a declarar la prescripción de las acciones y poderes del organismo fiscal para exigir el pago de tributos. DICTAMEN DE COMISIÓN: CON O SIN DICTAMEN. MIEMBRO INFORMANTE: Conc.

Por las dudas, si no le queda claro al lector: esas son las dos preferencias que el Concejo Deliberante resolvió tratar en la sesión del miércoles 12.

Las preferencias son aquellos expedientes o iniciativas legislativas que los concejales piden especialmente tratar de una sesión para la siguiente, subsiguiente o determinada fecha. El tratamiento puede ser con o sin dictamen de comisión.

Bien, la misma información que el preciado lector de este humilde sitio web dispone más arriba, acerca de los proyectos en cuestión, es la que disponemos los periodistas que habitualmente cubrimos las sesiones del Concejo Deliberante.

Sobre la base de esos datos, así como usted los lee, los periodistas tenemos que hacer la cobertura y seguir el detalle del debate en el  articulado del proyecto, que se puede modificar.

O sea,en la práctica, cuando tal o cual concejal dice por ejemplo que “quiero modificar el inciso c) del artículo 4”, los periodistas sabemos tanto de eso, como usted.

Lo que usted leyó sobre el proyecto de Alurralde, con el cuerpo legislativo declarado en comisión para debatir largamente, es todo lo que la “prensa” como nos llaman, dispone al momento de informar sobre el proyecto.

Al menos este cronista, no encontró hasta el momento ningún mecanismo técnico, tecnológico, mecánico, ninguna forma virtual o material, para que quienes casi todo el año concurrimos a prácticamente todas las sesiones, podamos contar en nuestros pupitres, en nuestros correos, en nuestros celulares con una copia de los dictámenes que el Concejo Deliberante va a debatir.

No se trata de aquellos proyectos que se aprueban en bloque, que son generalmente pedidos de obra, iluminación, corte de pasto o limpieza de canales.

Pedimos copia de los proyectos que son más de fondo, sobre los que los concejales toman posición, definiciones políticas y técnicas, sobre los que después tenemos que informar.

Primero de modo verbal, informal, personal, a cuanto concejal pude, a la encargada de prensa de la Presidencia, pedí resolver esta cuestión que es casi de perogrullo. 

También informalmente al secretario Legislativo que sospecho, al día de hoy no sabe bien quién soy, ni qué hago exactamente (tampoco está obligado).

Después mediante una nota al Presidente del Concejo Deliberante que el 24 de abril firmamos cinco periodistas, pedimos lo que la nota aquí reproducida dice: queremos copia de los proyectos.

Mi única opción hasta ahora fue llegar al Concejo, correr al despacho de algún concejal, pedirle los dictámenes, subir hasta la fotocopiadora, sacar las copias, devolver raudamente y disponer del escrito.

La Cámara de Diputados y el Senado informan al detalle la totalidad de los proyectos que se van a tratar. Lo hacen un día antes. Los periodistas tienen tiempo de leer, informarse, averiguar, confrontar, consultar y luego informar a sus lectores u oyentes.

Una minucia

No tengo la  pretensión constituirme un cuestionador serial del Concejo Deliberante, menos aún en estos días en que se definen alianzas, frentes, candidaturas.

Se discuten estas horas cuestiones importantes, de gran relevancia para el futuro de nuestra sociedad.

En ese contexto un planteo de esta naturaleza pasa a ser una minucia, promovida por un periodista que lo único que hace es dedicarse a temas municipales, actividad considerada en algunos ámbitos, como una sub especie informativa menor sobre asuntos comunitarios que, casi no le importan a nadie, sobre todo mientras se acomodan precandidaturas.

Mientras tanto todos vivimos en una ciudad donde se entrelazan permanentemente situaciones de poca monta informativa: tránsito, comercio, venta ambulante, loteos, basura, arbolado, pavimento, agua, energía eléctrica, cableado, espacio público, transporte. Nada relevante.

Hay que reconocer que los periodistas no tenemos, ni tienen, ninguna restricción para participar de las reuniones de comisión del Concejo Deliberante, todo lo contrario.

Pero a la vez recuerdo que el año pasado, en una actitud jamás vista, el Concejo Deliberante, en un hecho casi sin precedentes, porque si hay algo que justifica la existencia del Concejo Deliberante es el tratamiento del presupuesto, obvió deliberadamente la invitación a la prensa cuando se presentó el presupuesto municipal 2019.

A pesar de las disculpas personales del presidente del Concejo Deliberante, gesto que agradecí y acepté, sigo convencido que el oficialismo quiso evitar que se informe en esa instancia de gran relevancia institucional, que la Unidad Tributaria aumentaba un 38%, incremento que después fue del 34%. Era un lunes, toda la semana se hablaría del aumento.

Hace poco más de un mes y medio, tampoco comunicaron que el Procurador municipal concurriría al cuerpo a informar sobre temas gravísimos, como las derivaciones de una investigación del Poder Judicial Federal sobre facturas apócrifas de una empresa proveedora de la Municipalidad, en la que están claramente involucrados funcionarios actuales y ex funcionarios.

No creo siquiera que se trate de una actitud deliberada, ostensible hacia los periodistas.

De otro modo no hubieran ido tantos colegas el viernes 7 de junio a medio día a comer bocaditos muy sabrosos para festejar el Día del Periodista, como tantas veces hizo este cronista.

Resumiendo: este miércoles, el Concejo pasó a un cuarto intermedio, mientras se debatía algo acerca de un artículo del proyecto del concejal Santiago Alurralde.

¿Cómo? ¿Usted no sabe que dicen los artículos?  

Fíjese arriba, al principio de este escrito, es el Expte. CºNº 135-0602/19 del concejal Santiago Alurralde.

¿No se dio cuenta? Ahí está!

 Ciertos, disculpas, usted no tiene copia del dictamen. Yo tampoco.

La verdad, me cansé. No voy a correr más detrás de un concejal para tener copia de un expediente.

Si no puedo seguir el debate con el respaldo necesario, me retiraré como hice este miércoles.

 

Gerardo Rebak

Periodista-Editor de Carta Urbana

Conductor de CARTA URBANA Radio

Sábados 9 a 11-FM Profesional 89.9

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here