Rige la moratoria, pero ARMSa no sabe cuánto le deben

0
328
Edificio de ARMSa, en calle 25 de Mayo

Los interesados en acogerse a la moratoria, podrán solicitar desde este jueves, los formularios de pago vía web, o en el Centro Cívico Municipal y en las oficinas municipales de Paseo Salta.

Se implementará el mismo sistema para el pago anual.

Los contribuyentes que tienen obligaciones tributarias municipales impagas al 31 de diciembre de 2018, van a contar con el beneficio de reducción de intereses según la etapa en la que se adhieran y la forma de pago que elijan para adherirse.

Si la adhesión se hace en la primera etapa que inicia este jueves 2 de mayo y vence el 29 de mayo, los beneficios son los siguientes: si se paga de contado hay una reducción del 100% de los intereses. Si se opta por un plan de pagos en 12 cuotas, tendrá una reducción del 60% de los intereses.

Si la adhesión se hace entre el 30 de mayo y el 28 de junio y se paga de contado, la reducción de intereses será del  80% ; si se opta por un plan de pago en 12 cuotas, la reducción de los intereses, será del 50%.

La tercera etapa termina el 30 de julio, con una reducción del 70% si se abona de contado y del 40% si se abona con el plan de pago en 12 cuotas.

Multas por infracciones de tránsito

El régimen especial de regularización y facilidades de pago, tiene un capítulo destinado a la regularización de multas por infracciones de tránsito, y accederán a una reducción del 70% del mínimo legal para cada infracción.

No podrán presentarse a este régimen quienes hayan sido multados por a conducir con alcohol en sangre (alcoholemia);conducir bajo el efecto de estupefacientes; no respetar semáforos; exceder los límites de velocidad permitidos; conducir utilizando auriculares y/o sistemas de comunicación manual continua y/o pantallas o monitores de video VHF, DVD o similares en el habitáculo del conductor; (utilización de celulares, etc; circular sin tener aprobada la revisión técnica obligatoria (RTO); circular sin tener cobertura de seguro obligatorio; circular sin usar casco, y por haber obstaculizado rampas.

¿Cuánto piensan recaudar?

Consultado sobre una estimación de los montos a recuperar con la moratoria por cada tributo, el director Ejecutivo de la Agencia de Recaudación Municipal (ARMSa) Rodolfo Paz Moya, dijo a Carta Urbana que “la base datos de contribuyentes deudores cambia a diario” se aplica tecnología a los diferentes tributos y se los invita a regularizar”.

El funcionario evitó precisar montos a percibir por el municipio, pero detalló la tasa de cumplimiento en cada uno de los principales tributos.

Dijo que “el Impuesto Automotor tiene cumplimiento del 68%, el Impuesto Inmobiliario 81 %; Tasa General de Inmuebles 85%. En la Tasa de Inspección por Seguridad, Salubridad e Higiene, el cumplimiento es del 72%”.

Tal parece que al organismo recaudador le resulta imposible hacer un corte en el arqueo de sus cuentas, operación bastante común y sencilla en la mayoría de los sistemas contables, para definir con claridad el monto de los débito y créditos, las disponibilidades para afrontar obligaciones exigibles y el futuro flujo de recursos en un determinado lapso.

Resulta cuanto menos extraño que la Municipalidad, no pueda definir, a una fecha determinada, por ejemplo 31 de marzo de 2019, cuánto le deben, quiénes le deben, por qué le deben y cuándo le van a poder pagar.

Se entiende que la tasa de cumplimiento de los principales tributos es una estadística general, y que la moratoria incluye deudas que van mucho más atrás que 2018.

Pero la referencia más inmediata es el Presupuesto municipal del año pasado para hacer una estimación entre lo que la Municipalidad tenía previsto recaudar y el porcentaje de cumplimiento que maneja la propia ARMSa.

Veamos:

En el cálculo de recursos del presupuesto 2018, se consignaron para el Impuesto Inmobiliario Urbano $112.043.778. Si de ese monto estimado, la tasa de cumplimiento fue del 81%, ingresaron a la Municipalidad $90,7 millones en número redondos; es decir 21,2 millones menos. Concediendo una muy exitosa adhesión a la moratoria de un 70%, se podrán recuperar entonces $14, 8 millones, aproximadamente.

En el caso del Impuesto a la radicación de Automotores 2018, la Municipalidad estimó ingresos por $187.692.923. Armsa dice, que la tasa de cumplimiento en este rubro fiscal es del 68% y si ese es el comportamiento, ingresaron $127,6 millones, es decir $60 millones menos. En caso de que la moratoria tenga un éxito del 70%, podrán recuperarse unos $42 millones.

El año pasado, los ingresos por la Tasa de Inspección, Seguridad, Salubridad e Higiene, que no es fija, sino producto del movimiento comercial, tenía previstos $574.546.061. Si el cumplimiento fue del 72%, ingresaron en promedio $413 millones, es decir, $160 millones menos, de los cuales, si la moratoria recupera un 70%, podrá la Municipalidad disponer de $112 millones.

En el caso de la Tasa General de Inmuebles, se estimaron para el año pasado, ingresos por $213.121.234; si Armsa dice que el cumplimiento promedio de ese rubro es del 85%, se desprenda que ingresaron en realidad $181 millones, es decir 31,9 millones menos, de los cuales podrían  recuperarse unos $22,3 millones si la moratoria rinde un 70%

Entonces en un global, aproximado, quizás carente de rigor y producto de la obstinada elusión al tratar de obtener un dato muy simple, se puede decir que la Municipalidad podría eventualmente, recuperar unos $190 millones por esos cuatro rubros fiscales, a los que hay sumar multas de tránsito, cuyos montos también son un misterio total, más los otros ítems que van a la moratoria, como el de los agentes de percepción.

A obras públicas

Durante la reciente sanción legislativa del régimen especial de regularización y facilidades de pago, o moratoria, fueron dos los concejales que aludieron taxativamente a que uno de los fines de la rebaja de intereses acumulados por deudas, era recaudar para poder terminar el plan de obras púbicas municipal.

Romina Arroyo, presidenta de la comisión de Hacienda dijo: que “responde (el proyecto del Ejecutivo Municipal) principalmente a la situación económica por la que están atravesando muchos contribuyentes, a partir de una inflación del 50% durante el año pasado” y agregó: “Por supuesto que a partir de este proyecto el municipio va a recaudar y esa recaudación va a redundar en la obra pública”. Después, advirtió que los fondos no van a ir a pagar ninguna deuda, porque las cuentas municipales están equilibradas.

El presidente de la comisión de Obras Públicas, Alberto Castillo, fue más explícito: “Acompaño este proyecto porque soluciona las partes más sensibles. Una, es el gobierno municipal que necesita fondos para terminar el plan de obras que encaró el Intendente y la otra, los vecinos que se les complicó el pago de los tributos”.

Los considerandos del proyecto, que finalmente terminó como Ordenanza 15551 de moratoria, señalan que “dentro de las políticas impulsadas por el Depártamelo Ejecutivo Municipal, la fiscal constituye una herramienta esencial, no solo para garantizar un adecuado financiamiento del gasto y la inversión pública sino también para moderar los efectos negativos de los ciclos económicos, atender dificultades coyunturales de los contribuyentes y avanzar en una mejora sustancial de los recursos”.

Otro de los justificativos del Ejecutivo Municipal para impulsar la moratoria es que “ante la difícil situación económica que atraviesa el país, de público y notorio conocimiento, corresponde al estado coadyuvar al cumplimiento voluntario de las obligaciones tributarias y de otras de naturaleza no tributaria por parte de contribuyentes y responsables”.

De todos modos, quedó claro que ARMSa, no sabe cuánta plata tiene para cobrar, o a sus funcionarios les está le está absolutamente prohibido mencionar esa cifra, pero sí está claro, que será para terminar el plan de obras públicas.

Ante la situación de crisis, baja en la recaudación, inflación, disminución de fondos nacionales y provinciales, el Ejecutivo Municipal resolvió una estrategia adecuada, que es tratar de cobrar mucho de lo que le deben, otorgando facilidades y descuentos.

¿Por qué tan cerrada negativa a brindar la información sobre el monto estimado a recaudar? Así, se induce  a  pensar que los fondos obtenidos se van a dedicar a otra cosa. No vaya a ser que también empiecen a exigir al Tribunal de Faltas que se ponga firme y empiece a «bajar la caña», tal como parece que circuló en estos días una orden.  Parafraseando a un  concejal de mandatos atrás: » Muchachos, Gustavo no pide taaanto !!!», aunque en ese tiempo se refería a Miguel.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here