Un Intendente con inusual y acertada cuota de sensatez

0
60
Fotografía y fuente de la información: eltribuno.com.ar

“El Carrileñazo tiene un costo que va de los 2 millones y medio de pesos a los 3 millones. Es un gasto muy importante si se tiene en cuenta que hay mucha gente que la está pasando mal”.

Las declaraciones del intendente municipal de El Carril, Efraín Orosco , justificando la suspensión del tradicional festival folclórico denominado “El Carrileñazo” renuevan, al menos por el momento, la confianza y la expectativa en la dirigencia política que no está habituada a reducir recursos del erario para posicionarse, más aun en un año electoral.

En vez de quejarse amargamente en público porque los recursos son insuficientes, como sucede con cientos de municipios en todo el país, el intendente de El Carril, miró hacia adentro de la gestión.

Advirtió claramente que los datos propios y de la economía del país no conforman el momento más adecuado para gastar en un festival, actividad a la que la mayoría de los municipios de la provincia son proclives por cuestiones culturales, de agenda turística y también, por necesidad política.

En esos festivales radica la fuerza para demostrar que una gestión es capaz de llevar figuras de renombre a la cartelera y darle a la gente, lo que la gente quiere: diversión, sin importar el costo y las consecuencias.

El objetivo ahora es priorizar los gastos, cumplir con las necesidades básicas. Ojalá se avizore el mensaje y todos acompañen, porque lo único que se persigue es mantener un municipio sano, con las cuentas al día y que se pueda ayudar a los sectores más vulnerables”.

La decisión del intendente Orosco es racional, sana, sensata y por ende, absolutamente inusual en la práctica política que conocemos, con criterios que van exactamente al revés, con lo cual lo que debiera ser admitido como ordinario y normal, deviene en un gesto relevante y atípico.

Orosco no estará exento de severas críticas, porque también muchas familias se verán privadas de ingresos por ventas varias, los artistas no van a trabajar, sus representantes tampoco y la comunidad se verá menguada.

¨Pero estas explicaciones no admiten discusión:

Hoy, por la crisis, los gastos giraron a ayuda alimentaria. También a medicamentos, por ejemplo gastamos el año pasado unos 700 mil pesos con cooperadora asistencial, el programa Emergencia y recursos propios. También tenemos planes para proveer de calzado a los chicos, solventamos un transporte para trasladarlos mañana y tarde desde las fincas hasta la escuela para que puedan estudiar. Por otra parte la campaña de tabaco este año fue muy corta, a raíz del granizo, lo que afecto profundamente el empleo en la zona. El año pasado hubo un gran problema con el programa Intercosecha (ayuda económica para los trabajadores temporarios del sector agrario) y este año no sabemos cómo se dará. Se avizoran tiempos muy complicados.

“…desde la comuna nos vamos a centrar en las políticas públicas, la prestación de servicios, la ayuda social y pequeñas obras que estén a nuestro alcance. Vamos a hacer un gran esfuerzo para mantener el equilibrio de las arcas municipales”.

Finalmente apareció un gesto que enaltece la política y debe ser comprendido en el contexto difícil, que impone priorizar.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here