Rechazó la Municipalidad pedidos de resarcimiento de daños a vehículos

0
154
Rotonda de Limache. Imagen ilustrativa.(Fotografía: elintransigente.com)

Un hombre embistió un bache sobre Combatientes de Malvinas. Rompió parte del sistema de dirección y chocó con otro auto.

Una mujer estaciono sobre una cámara del alumbrado público cerca de la ciclo vía Banchik. Ella se golpeó la cabeza, el auto se hundió y se rompió la rueda.

Por qué no reconocieron gastos a ninguno de los dos.

 

 

Así fue cada caso

 

Don Giménez

Don Giménez, tal su verdadero apellido, vive en Villa El Sol, tiene un auto que alquila y ese es su medio de vida.

Circulando en fecha no precisada, pero fue entre junio y julio de 2018, (el expediente no contiene la fecha del hecho), por la avenida Ex Combatiente de Malvinas, a metros de la rotonda de Limache, se llevó por delante un bache.

Así fue que se rompió la rótula que va en el porta rulemanes de la rueda delantera derecha, se salió la rueda, perdió el control, el auto se fue en dirección a la mano izquierda y el lateral izquierdo de su auto chocó con la parte frontal de otro vehículo.

Don Giménez responsabilizó a la Municipalidad de la Capital por los daños que sufrió el automóvil, porque está en su ámbito el bacheo y el mantenimiento de la calzada.

Acompañó su reclamo con copia de una denuncia policial en la comisaria de barrio San Remo, copia de denuncia ante la secretaria municipal de Tránsito, acreditó la titularidad del vehículo  con fotocopia simple y cédula verde, presentó 8 fotografías color del vehículo, impresas, sin certificar donde se observa la patente y una imagen de la avenida Ex Combatientes de Malvinas.

Don Giménez presentó también la factura original, con fecha 1 julio de 2018, de los $ 4300 que pagó en un taller por el cambio de un porta rótula, colocación de rulemanes, armado de semiejes, alineado y balanceo de ruedas y mano de obra. Junto con eso la copia de dos presupuestos de talleres de chapa y pintura, uno de fecha y el otro del 17 de julio por $54.000 y $52.000 respectivamente. También agregó un informe de la compañía de seguros.

 Hay que presentar fotocopias certificadas

La Procuración General de la Municipalidad le dio intervención a la asesoría legal de ese organismo y recomendó tener en cuenta un dictamen de octubre de 2016 del Tribunal de Cuentas Municipal el que establece que “se debe requerir la certificación de todas las pruebas arrimadas al procedimiento por el particular, pues las fotocopias simples no acreditan el hecho o documento que se pretende hacer valer a modo probatorio”.

En el expediente se cita luego un informe del departamento de Pavimento Asfáltico, según el cual los días 05, 15 y 17 de enero; 07, 09 de marzo; 10, 11, 14, 15, 16, 17, 21, 22, 28, 29 y 30 de mayo de 2018, cuadrillas realizaron trabajos de bacheo con emulsión asfáltica y concreto asfáltico en Av. Ex Combatiente, quedando la misma en buen estado de transitabilidad. Asimismo es de hacer notar que en forma asidua se realizan estos trabajos en la cita avenida”.

Con todos esos dato y hechos, al igual que en el otro caso, el área legal de la secretaria municipal de Obras Públicas plantea que “corresponde analizar si el hecho denunciado ha sido suficientemente acreditado; si procede la responsabilidad del municipio, y en su caso el monto reclamado en concepto indemnizatorio y que cabe al damnificado probar la existencia del hecho denunciado y la relación causal adecuada entre éste y el daño cuya reparación pretende”.

En sentido argumenta luego que “solo contamos con los dichos del reckamante; no se han aportado más datos que permitan acreditar la veracidad del hecho por él relatado. Tampoco hace alusión al tránsito en ese momento (hora pico; o primeras horas de la mañana, u otra). Datos que resultarían ilustrativos a fin de merituar la posible negligencia del conductor.

Señala después que “según fotografía aportada, se puede observar que el bache(*NdeR) al que alude se encuentra cerca de la calzada, y se aprecia que se trata de una calle de una sola vía con espacio suficiente para el tránsito de más de un auto al mismo tiempo, por  lo que bien podría el conductor haber intentado esquivar o maniobrar en tal sentido, a fin de evitar pasar por encima del bache. Más aún cuando consta que se encontraba visible a la óptica de cualquier conductor”.

El texto final, antes de no hacer lugar al reclamo expresa: “es opinión de ésta instancia que la existencia del hecho que habría generado el supuesto daño no ha sido acreditado debidamente por ante ésta administración; o por lo menos, no se acreditó tal como lo describe el reclamante. Tampoco se aportaron mayores datos de circunstancias que permitan excluir la responsabilidad del conductor.

*(Nota de Redacción): Adviértase, que en ese texto se admite la existencia de un bache; es más, precisa su ubicación (“cerca de la calzada”) aun cuando se cita un informe del departamento de Pavimento Asfáltico que dice que la zona fue bacheada con emulsión y que esos trabajos se hacen de forma asidua. Si ello es así, de forma asidua, ¿por qué hay un bache?.

El otro caso

El imbornal que era una cámara

El 6 de febrero de este año a las 8 de la noche la señora RJE (iniciales reales) quiso estacionar su vehículo sobre el costado de la ciclo vía de la avenida Banchik, cerca de la Cooperativa de Productores Tabacaleros.

Según su testimonio su vehículo impactó contra un imbornal sin señalizar, por lo cual se golpeó y quedó severamente dañada la rueda derecha.

Pidió entonces que le reconozcan $6000 por el daño en la rueda, faros antiniebla y rotura del paragolpes, porque la Municipalidad es responsable de la señalización de los imbornales.

Lo primero que se advierte en el expediente, es que la Municipalidad señala respecto de los daños del vehículo que no acompaña documentación, que no obra informe de la compañía aseguradora, si esta cubre o no los daños ocasionados al vehículo.

Hay un certificado de asistencia médica de Emerger, del 7 de febrero, con diagnóstico de traumatismo de cráneo a nivel del hueso frontal, documentación del vehículo, fotocopia de denuncia policial del 6 de febrero, hecha en el destacamento de barrio Docente Sur; fotocopias del DNI y fotografías del automóvil “ sin autenticar” .

Se menciona luego la intervención de la dirección de Infraestructura Vial de la Municipalidad, que tras una inspección ocular comprobó que no se trata de una cámara imbornal, que se limpió el lugar y se colocó una tapa de hormigón para prevenir futuros accidentes.

Otro organismo municipal, la dirección de Obras Eléctricas, informó que “ la tapa corresponde a la cámara de paso y derivación del sistema de alimentación subterránea del sistema de alumbrado público, cuyo equipo de comando y medición se encuentra sobre la vereda sureste de la Avenida Banchik”. Sugiere luego que la responsabilidad sobre su conservación, correspondería a la empresa concesionaria del servicio de mantenimiento del alumbrado público LUSal y acompaña fotografías.

El informe de Lusal

Lusal informó, a pedido del área de Legales de la subsecretaría de Obras Púbicas, que la cámara, cuyas medidas son de 0.80 x 0.80 m de lado y 1,00m de profundidad, está construida de hormigón y se encuentra ubicada entre la calzada y la ciclo vía, junto a esta última y a unos 10m al oeste de la rotonda de acceso a la calle Juan Manuel de Rosas.

Que por su ubicación y función específica, no fue diseñada para soportar el peso de vehículo (por las ciclo vías solo está permitido el tránsito de bicicletas y de peatones).

Que el incidente se produce cuando el vehículo posa una de las ruedas en la tapa de la cámara y esta cede por el peso del mismo, ya que la resistencia no fue calculada para este tipo de esfuerzo y que todas las instalaciones de la red de alumbrado público (instalaciones aéreas, subterráneas, soporte, tableros de comando, sistema de encendido, etc) se encuentra en estado de permanente inspección y mantenimiento”.

Hecho no probado y monto injustificado

En los fundamentos de su decisión, la secretaria de Obras Públicas municipal dijo respecto del reclamo que, corresponde analizar si el hecho denunciado ha sido suficientemente acreditado; si procede la responsabilidad del municipio, y en su caso el monto reclamado en concepto indemnizatorio.

“Cabe al damnificado probar la existencia del hecho denunciado y la relación causal adecuada entre éste y el daño cuya reparación pretende”.

Invoca luego el concepto jurídico de relación causal (Art 1902 del Código Civil) y sostiene en ese sentido que “el criterio de la relación causal adecuada o eficiente, es aquella según el conjunto de hechos, antecedentes, solo tienen entidad causal los que quepa esperar a priori y según criterios de verosimilitud estadística o razonable juicio de probabilidad para la producción de un resultado”.

No acredita veracidad

Expresa la secretaria de Obras Púbicas Municipal con relación al hecho que habría generado daños en el automóvil que “solo se cuenta con propios dichos de la reclamante; no se han aportado más datos que permitan acreditar la veracidad del mismo, tampoco testigos”.

Que la cámara de inspección del alumbrado público no es un “imbornal”, ni le corresponde a la Municipalidad su mantenimiento como lo manifiesta la señora RJE”.

“La existencia de la cámara y del hecho que habría generado el supuesto daño, le corresponde a la Empresa LUSal – Concesionaria del del alumbrado público del sector”.

“No se ha probado el hecho que sería la causa generadora del daño y por ende ésta circunstancia es ya suficiente para rechazar el reclamo impetrado”-

Finalmente, respecto a los $ 6.000 requerido como reembolso de los gastos enunciado no acompaña documentación que avale el mismo, siendo entonces el monto reclamado en concepto de indemnización injustificado y sin asidero.”

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here