Concejales denuncian ninguneo del Ejecutivo. » Nos quieren tomar por opas»

0
25
Imagen de la sesión de este miércoles del Concejo Deliberante (Prensa Concejo Deliberante)

Después del consenso: mala recepción en el Concejo al proyecto para tomar deuda y destinar fondos a obras.

Pablo López

“Legislamos, controlamos y representamos, ¿qué tenemos que hacer para que nos tomen en serio?”

Paula Benavides

Hay un ninguneo y nos quieren tomar por opas”

“Nosotros no somos la escribanía de gobierno”

«Nos llaman a consenso, pero después de dos reuniones envían  un proyecto que no tiene acuerdo del Concejo Deliberante.»

Obra de emergencia avenida Discépolo

Alberto Salim pidió que, mientras dura el sumario del Tribunal de Cuentas, separen del cargo al subsecretario de Obras Públicas.

José Gauffín

Se pagó el 80% de la obra de avenida Discépolo bajo la figura de legitimo abono.

“Es difícil hablar de empréstito cuando hay poca eficiencia y transparencia en la obra pública “.

“Decirle cartero a un concejal, es de muy baja estofa”. (*)

(Salta- mayo 5- 2022) -Los encuentros que convocó el Ejecutivo con los concejales capitalinos para pedir apoyo a una ordenanza que autoriza la toma de fondos en el mercado financiero para hacer obras, y el ingreso este miércoles, del proyecto de Ordenanza con esa finalidad, generaron una renovada rispidez entre los concejales y el Ejecutivo Municipal.

La imagen de la mesa amplia con todos los concejales distribuida tras las dos reuniones, no condice con la reacción de varios ediles, este miércoles, en torno a una iniciativa necesaria para la ciudad, que podría ser aceptada, pero que hasta ahora va camino del fracaso.

La intendenta Bettina Romero y la primera línea de sus funcionarios políticos, técnico-jurídicos y de hacienda, reunieron a los concejales el 25 de abril y el martes 3 de mayo.

El llamado, según explicó la propia intendenta en la primera reunión fue para “ pensar juntos formas de poner en marcha más obras en beneficio de la ciudad; podemos dar este debate porque logramos ordenar nuestras cuentas y debemos animarnos a ser innovadores”.

El secretario de Economía, Hacienda y Recursos Humanos, Daniel Amador, dijo entonces que “tenemos las cuentas del municipio ordenadas y la voluntad de plantear nuevos esquemas para poder hacer obras en distintos puntos de la ciudad”.

Los concejales que hablaron públicamente del tema el 25 de abril y otros que pidieron reserva, resaltaron que la idea es pedir un préstamo, pero  que no  se les informó acerca de monto, plazo, tasa, con quién, para qué obras y la opinión generalizada fue que “no vamos a dar un cheque en blanco”.

En la reunión del martes 3 de mayo , según los concejales, nada cambió, tampoco hubo información, pero el proyecto de Ordenanza que no fue expuesto ni discutido en las dos reuniones se incluyó este miércoles en la nómina de expedientes, mecanismo que agrupa al ingreso de documentación de último momento y que  toma estado parlamentario.

Primera reunión entre Ejecutivo y concejales, el 25 de abril,

Así, el tramo de manifestaciones de las sesiones ordinarias del Concejo contrasta como se dijo, con la fotografía de las reuniones que se pueden asociar a un consenso casi idílico.

Ninguneo

Pablo López (JxC+) expresó su preocupación porque se “ningunea el rol del concejal.”

 López, que en la jerga interna de algunos funcionarios del Ejecutivo, integra el grupo los “chiquilines” en alusión a los concejales muy jóvenes de esta composición del cuerpo (López, Ricardo Colque, Agustina Álvarez) que promedian los 24 años, dijo que “en charlas que tuvimos con el Ejecutivo, sistemáticamente se minimiza lo que hacemos en el Concejo Deliberante”.

Mencionó lo que considera tareas esenciales de un concejal y dijo haber escuchado quejas, de que “los llenamos de ordenanzas; pero – se preguntó – qué pasa con las ordenanzas después que salen de acá”. Citó el caso específico de la creación el Paseo de la Cultura Salteña, con años de promulgación y no se empezó a hacer nada”.

Reivindicó el rol de control y dijo que “si nosotros legislamos, controlamos y representamos y parece que no les importa, ¿qué tenemos que hacer para que nos tomen  en serio?  “Que empiecen a ejecutar lo que legislamos  y tener en cuenta lo que controlamos”.

¿Obras en cuotas?

En esa tónica le siguió  Paula Benavides, (Salta Independiente) que aludió directamente a las reuniones que se vienen manteniendo con el Ejecutivo Municipal a raíz de la búsqueda de herramientas que permita conseguir financiamiento para la realización de obras.

“Ayer, ( por el martes) vi un ninguneo constante por parte del Ejecutivo Municipal; nos han tratado de burocráticos, de discutir cuestiones filosóficas o doctrinarias, cuando lo que buscamos es hacer cumplir nuestra Carta Municipal”.

“Estamos de acuerdo en que la ciudad necesita obras; en lo que no estanos de acuerdo es que se produzca un endeudamiento del erario municipal que seguro va a comprometer a más  de una gestión, sin que tengamos información clara “.

“Preguntamos de cuánto va ser el endeudamiento, a cuántas gestiones va a comprometer y nadie sabe; hay un ninguneo, nos quieren tomar por opas. Nos dicen que quieren hacer obras en cuotas, ¿de qué estamos hablando?

Refirió que esta gestión municipal viene siendo cuestionada por este Concejo y por el Tribunal de Cuentas Municipal, por falta de trasparencia, porque se hacen licitaciones y se publican en el Boletín Oficial luego de haber sido adjudicadas, por   sobreprecios en la valuación de las obras ¿les parece que desde este Concejo podemos aprobar un instrumento que le dé al Ejecutivo la herramienta para endeudarse y realizar obras?

Benavides dijo que “no sabemos qué obras se van a hacer, cuánta plata se va a tomar.

Sostuvo también que   “ hay una contradicción  constante en el Ejecutivo:  se nos dice que somos invitados para generar consenso y sin embargo, aunque no hubo acuerdo sobre el proyecto que planteaban, hoy se remite el proyecto del Ejecutivo, sin el acuerdo del Concejo Deliberante; ¿de qué búsqueda de consenso estamos hablando”.

Preocupa que el Ejecutivo Municipal todavía no tome el peso que tiene este cuerpo deliberativo”.

Por delivery

“Ayer (por el martes) nos dijeron respecto a los proyectos que sancionamos y cuya aplicación requerimos, que “ no trabajamos por delivery” ; ¿sabe qué señor presidente? y que me escuche la señora intendenta, nosotros no somos la escribanía del gobierno”.

“Así como ustedes no trabajan por delivery, nosotros no somos su escribanía de gobierno” y quiero manifestarme desde ya en contra del proyecto remitido por el Ejecutivo Municipal, porque desde la banca no voy a dar un cheque en blanco para que el Ejecutivo Municipal pueda hacer y deshacer endeudando el erario municipal”.

Con el Tribunal de Cuentas

El edil de la UCR Alberto Salim  dijo haber quedado preocupado tras la reunión que concejales mantuvieron con los vocales del Tribunal de Cuentas Municipal, quienes informaron sobre la obra de emergencia en  avenida Discépolo.

“Nunca pensé que las irregularidades estaban en el origen, es decir en el proyecto de obra del Ejecutivo, con un sobreprecio de más del 100%. Una obra que se terminó pagando $15 millones estaba presupuestada por $34 millones.”

Primeros trabajos para reparar de emergencia Avenida Discépolo.

Según Salim la responsable del área, arquitecta María Eugenia Angulo, estaba de licencia y el responsable de la licitación de la obra de emergencia fue el subsecretario, que tuvo otro criterio y de esa manera salió el sobreprecio que fue observado.

A pesar de ser observado se publicó en el Boletín Oficial manteniendo esos valores. Describió que el TCM lleva adelante un sumario para definir las responsabilidades y sanciones y pidió que se separe del cargo al subsecretario de Obras Púbicas:

“ No puede haber un sumario y él en su cargo, qué garantías hay de que el sumario se va a llevar adelante como es debido, debe ser separado de inmediato del cargo y hasta que salga el dictamen y si no tiene responsabilidad, vuelve al cargo”.

Baja estofa

El concejal José Gauffin (JxC+) Insistió en sus dichos del 20 abril, cuando describió cuatro actos o hechos para ejemplificar la poca  eficiencia y transparencia en la gestión de la obra pública municipal y aludió también a la reunión con los vocales del Tribunal de Cuentas.

Dijo que en esa reunión tomó conocimiento que finalmente, la Municipalidad abonó el 80% de la obra de la avenida Discépolo, a través de la figura del legitimo abono.

Agregó que, según lo explicado por el Tribunal de Cuentas,  se hizo una tramitación totalmente irregular, observada por el TCM, donde claramente está expuesto que se adjudicó  con la pretensión de pagar,   una obra que en los papeles costaba $15 millones y que se había aprobado  y adjudicado por $34 millones.

“Se tramitó irregularmente y como no había caso de seguir, porque es evidente el desmanejo y la falta de transparencia, se lo dejó de lado, se armó otro expediente y se pagó por legitimo abono”. Claramente esto muestra una irregularidad, una  pésima eficiencia y mecanismo muy poco trasparente.

Dijo que el viernes pasado, a través del legítimo abono, figura legal que cabe y es adecuada, se pagó.

Lamentó Gauffin que en las recientes reuniones con el Ejecutivo para plantear el empréstito, no se habló de ese tema y que esperaba al menos una explicación o mención.

 Se preguntó, ¿cómo vamos a hablar de préstamo o empréstito si no tenemos en claro los mecanismos de transparencia en la obra pública municipal?

Dijo que las dos  reuniones fueron iguales, solo un planteo. “Estamos de acuerdo que se necesita obra pública, pero es no quita que seamos trasparentes”

En este marco de sospecha se hace difícil hablar de empréstito, porque en las dos reuniones pedimos información sobre qué obras se iban a hacer,  por  cuánto tiempo toman  el  crédito, pedimos datos contables y económicos para evaluar capacidad de repago, pedimos una simulación del crédito, pero todo fue en el aire; una  discusión , casi filosófica  o bizantina.

Nos dijeron “ por  qué vamos a hablar de la Carta Municipal, de cuestiones filosóficas,  y que hay que ser valientes y decidirse a hacer lo que la ciudad necesita”.

Eso es dejar de lado todo el marco legal y la verdad no, no es la forma de trabajar cuando se administra dinero público.

Acotó finalmente que, “decirle cartero a un legislador es de la más baja estofa, pero cierra un concepto errado de lo que es un gobierno de la ciudad, republicano y bi partito” .

(*) No hay precisión sobre el funcionario que habló de delivery de obras o trató de «cartero «a un concejal. El edil que recibió esas respuesta sería Guillermo Kripper que, al contrario de otras veces, este miércoles no habló en el tramo de manifestaciones.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here