Mi querido “pasquín digital” y la débil transparencia del Concejo Deliberante

0
336

¿Es plata? No.

¿Fondos reservados? Tampoco.

¿Viajes pagados con fondos públicos? No.

¿Sobres que los concejales estarían cobrando en negro? No, no me consta y no creo que eso sea posible.

¿Maniobra con las becas? No.

¿Subsidios encubiertos? No.

¿Entonces?

El artículo 22 inciso e) de la Carta Orgánica Municipal, establece respecto del Concejo Deliberante lo siguiente: “Aprobar o no, hasta el 31 de agosto de cada año, la Cuenta General del Ejercicio correspondiente al movimiento de la totalidad de la Hacienda Pública”.

La confección de la Cuenta General del Ejercicio es responsabilidad del Departamento Ejecutivo Municipal y del Concejo Deliberante,  en la parte que le toca.

 El deber del Tribunal de Cuentas Municipal es examinar la Cuenta General del Ejercicio, remitir hasta el 30 de junio el informe al Concejo Deliberante y publicar en el Boletín Oficial Municipal”.

Efectivamente, en el Boletín Oficial Municipal número 2301, del 5 de julio de 2019, se publicó el acta de plenario No  1728 del Tribunal de Cuentas Municipal, de fecha 24 de  junio de 2019.

Ese plenario, que sesiono entre las 10 y las 12, aprobó el informe de los auditores sobre la Cuenta General del Ejercicio 2018, cuya copia se remitió al Concejo Deliberante:

 

SECRETARÍA DE PLENARIO

ACTA Nº 1.728

—————— EN LA CIUDAD DE SALTA, A LOS VEINTICINCO DÍAS DEL MES DE JUNIO DEL AÑO DOS MIL DIECINUEVE, SIENDO LAS HORAS 10,00 SE DA POR INICIADA LA PRESENTE REUNIÓN PLENARIA, CON LA PRESENCIA DEL SR. PRESIDENTE DR. SÓCRATES PAPUTSAKIS; DEL SR. VOCAL C.P.N. RAFAEL ESTRADA; DEL SR. VOCAL, DR. JORGE MARTIN DIEZ VILLA; DE LA SRA. VOCAL C.P.N. FERNANDA YANAKIS; DEL SR. VOCAL C.P.N. OSCAR ARNALDO BLASCO Y DEL DR. CÉSAR ALEJANDRO NERI, SECRETARIO DE PLENARIO ADJUNTO II, QUIEN REFRENDARÁ TODO LO AQUÍ EXPUESTO CONFORME CON EL SIGUIENTE ORDEN DEL DÍA:

PUNTO UNO: EXPEDIENTE N° 26829-SG-2.019 y Aggdos. – CUENTA GENERAL DEL EJERCICIO AÑO 2.018.————————-

—–Por Secretaría de Plenario se pone en conocimiento de los Señores Vocales, los informes emanados por los funcionarios de este Tribunal de Cuentas, mediante los cuales analizan la Cuenta General del Ejercicio Año 2.018. Asimismo se adjunta informe sobre el estado de obra y servicio público, e informe sobre estado de los saldos a rendir por los cuentadantes de la Municipalidad.—————–

—–OÍDO LO CUAL, los Señores Vocales resuelven: 1)-COMPARTIR los informes emitidos por los funcionarios de este Tribunal y remitirlos al Concejo Deliberante de la Ciudad de Salta.- 2)-DE conformidad con lo dispuesto por el artículo 12 inciso d) de la Ordenanza Nº 5.552, ordenar la publicación en el Boletín Oficial Municipal de los informes producidos por este Tribunal de Cuentas, correspondientes a la Cuenta General del Ejercicio Año 2.018.- ———————————————————

—–Se remiten Notas de Plenario al Boletín Oficial Municipal y al Honorable Concejo Deliberante de la Ciudad de Salta.- ——————

—–SIENDO HORAS 12:00, Y HABIENDO SIDO TRATADO EL ÚNICO TEMA INCLUIDO EN EL ORDEN DEL DÍA, SE DA POR FINALIZADA LA PRESENTE REUNIÓN PLENARIA.- —————————————————————————-

NERI – YANAKIS – BLASCO – DIEZ VILLA – ESTRADA – PAPUTSAKIS

 

¿Y la Cuenta dónde está?

 

Hay varias preguntas: ¿Por qué esa documentación no está formalmente ingresada al Concejo Deliberante por mesa entradas?; ¿por qué la Cuenta General el Ejercicio 2018 no está a disposición de los concejales, del periodismo y de la ciudadanía?.

¿Por qué, si es que efectivamente esa documentación ingresó al Concejo Deliberante, la comisión de Hacienda no planteó su tratamiento?

 Desde este “pasquín digital” como lo definió en la sesión  de este miércoles 25 de setiembre el concejal Martin del Frari, se insistió sin éxito ante varios concejales, para saber si la Cuenta General 2018 estaba o no formalmente ingresada al Concejo Deliberante.

Uno de los concejales ni siquiera sabían de qué se les estaba hablando; otros se mostraron sorprendidos, pero nada más y otros asumieron compromiso de “averiguar”, pero parece que no pudieron ni eso.

 La presidenta de la comisión de Hacienda hizo como que no estaba enterada, más bien prefirió eludir el tema.

Una sola fuente, un antiguo empleado con bastante experiencia, poniéndose el índice en el ojo derecho, con la típica frase “ojo!, dijo en voz baja: “puede haber ido directo a la Presidencia, sin pasar por mesa de entradas”.

Las reiteradas dilaciones en confirmar ese dato, motivaron la búsqueda en fuentes del Ejecutivo Municipal.

La primera apreciación fue: “nosotros no sabemos, es el Tribunal de Cuentas el que la debe mandar, pero te puedo averiguar”. No pasaron más de 10 minutos, que esa misma fuente confirmó que “la cuenta fue enviada”.

La consulta inmediata fue por qué no está ingresada en Asuntos Entrados y la respuesta: “mmm no sé tal vez haya llegado directamente por Presidencia, no es un tema que tengamos que informar nosotros”.

Una nueva búsqueda en el legislativo, tras los pasos formales de cualquier documentación, dio indicio de que efectivamente la Cuenta General del Ejercicio 2018 está en Presidencia, pero guardada, es decir sin estado parlamentario.

Desde fines de junio (fecha del acta del plenario del Tribunal de Cuentas)  hasta hoy 25 de setiembre, pasaron  tres meses sin que ningún concejal haya hecho la más mínima alusión a la situación extraña con la remisión y recepción de la Cuenta General del Ejercicio 2018.

Nadie sabe nada, ni escuchó nada, ni se enteró de nada. Después de tres meses, la concejal Jaqueline Cobo dedicó hoy dos minutos a preguntar públicamente en el tramo de manifestaciones, si la CGE 2018, estaba en presidencia o dónde.

Como hasta ahora, nadie dijo más nada.

Y es entendible, porque se trata de un mecanismo instituido y aceptado por mucho tiempo. Una forma antigua, ominosa, oscurantista de manejar la información en la era digital y de modernización, de la que tanto se ufanan en esta gestión municipal.

Es un sistema establecido, determinado y conservado desde hace muchos años por toda la estructura del Concejo Deliberante y que nadie, pero absolutamente nadie puede romper de modo oficioso y mucho menos oficial, que se da de patadas con la tan mentada y preconizada transparencia.

Hay otros ejemplos en torno al manejo de la información en el Concejo Deliberante.

Es bueno que los concejales y los funcionarios y empleados de alta categorial política del legislativo comunal, sepan que los periodistas buscamos información y que es obligación del facilitar la información  que se requiere.

La forma de búsqueda varía según la característica del medio, el tipo de cobertura y el periodista.

Todos hacemos lo mismo, pero no todos de la misma manera.

Unos, van a la sesión, piden la Orden del Día, escuchan unos minutos, micrófono en mano, cámara encendida hacen una nota y se van a cubrir 5 notas más, porque en tres o cuatro horas estará en el aire el noticiero de TV.

Otros salen en vivo para radios. Otros hacen notas grabadas para radio. Otros transmiten en vivo. Algunos, videos para redes sociales. Otros invitan a concejales a programas de TV y arman debates.

 Otros, participamos de las reuniones de comisión, (no siempre) escuchamos debates internos, asistimos después a la sesión y una vez que termina, hacemos una crónica, para este “pasquín digital”, tal como lo mencionó hoy 25 de setiembre, el concejal Martin Del Frari.

Sí.Usted está leyendo un “pasquín digital”, denominación que a este editor no ofende, ni molesta.

Antes bien cae simpática por su simple contundencia, tal cual se lo hice saber al concejal Del Frari, que se basó en una publicación del “pasquín digital” para responder públicamente a funcionarios municipales, que no retiran la pantalla luminosa de Arenales y Sarmiento, que tanto reclama.

Además de la crónica, este “pasquín digital” está siempre atento a la información que circula en el Concejo Deliberante, que sigue un circuito legislativo, hasta que va a una determinada comisión y eventualmente llega al recinto.

Ese trabajo requiere esfuerzo, cierta atención, de vez en cuando una lectura atenta de la Carta Orgánica Municipal y el Reglamento del Concejo Deliberante y alguna consulta técnica.

También  exige comparar documentación como por ejemplo, el Anexo VII del Presupuesto Municipal, que contiene el Plan de Obras Públicas, que este año se modificó dos veces, sin que un solo concejal haya dicho absolutamente nada.

O darle una mirada atenta al Anexo II de la Ordenanza Tributaria Anual 2019, con el detalle del Impuesto a la radicación de Automotores por año y por grupo, cuyo original tenía incrementos sustanciales que fueron reducidos.

Este “pasquín digital” va siguiendo los temas con atención, y pudo advertir por ejemplo, que había un proyecto para hacer un mega hotel en Tres Cerritos o que el Ejecutivo Municipal, propuso una moratoria impositiva, que estaba oculta en un número de expediente para ser tratada por sorpresa, sin que nadie sepa mucho. Esa moratoria concluyó con resultados que jamás se conocerán y que ningún concejal seguramente pedirá;  no vaya a ser cosa que la ciudadanía se entere por este “pasquín digital” o algún otro de más jerarquía y calidad, que Gustavo tiene más plata para la campaña, o para afrontar el nuevo costo del cemento.

Este “pasquín digital” pudo saber, por ejemplo, leyendo la Cuenta General del Ejercicio 2017, que en ese año sobre un total de $1.342.000.000 destinados por la gestión municipal a Obras Públicas, se ejecutaron $665.000.000, es decir el 49,57% de lo presupuestado.

Este “pasquín digital” informó que a la Agencia de Recaudación Municipal (ARMSA) le rebotaron dos veces en el Tribunal de Cuentas todos los trámites que hizo para el alquiler del edificio que ocupa en la calle 25 de mayo, lugar que no reunía ni una sola condición de habitabilidad, asunto que se solucionó mágicamente en un lapso de 15 o 20 días; ¿raro no?

Este “pasquín digital” publicó no hace mucho el nuevo acuerdo entre la empresa Agrotécnica Fueguina y el Ejecutivo Municipal para poner la geo membrana en la cuarta trinchera del vertedero San Javier, a la que tanto se resistió la Municipalidad.

No hay en el Concejo Deliberante una sola acción voluntaria, propia,  en ninguna de sus instancias institucionales dispuesta a ofrecer información de cualquier tipo que se pida.

Todo funciona en base a una suerte de “escondrijo permanente”, a buscar instancias en las que algo se pueda develar, a pedir por favor, a solicitar de modo insistente y obviamente ya molesto, que se facilite la información.

Veamos:

1) La Minuta de temas de la comisión de Legislación General, la comisión más relevante, el filtro legislativo por antonomasia, no está disponible para la prensa. Es nada más que una planilla con los principales temas pendientes. Hay que obtenerla de manera subrepticia; pedir por favor a algún concejal que la facilite y si hay suerte, hacer una fotocopia.

Se puede participar de la reunión de comisión, pero no se puede saber qué van a tratar o cuáles son los temas que quedaron sin tratar. Bien coherente.

2) La jefatura del Departamento Comisiones, envía a todos los concejales y al departamento de Prensa, un correo electrónico con el texto de  los dictámenes que se van a tratar en el recinto, durante la sesión. Los periodistas nunca tienen, ni tenemos copia de esos dictámenes. Es decir, los concejales discuten el inciso h) del artículo 6o de un determinado proyecto y los periodistas no sabemos, ni saben de qué se trata. Los dictámenes no están a disposición de los periodistas, es decir que tenemos que anunciar, anticipar, comentar y hacer una crónica, solo en base al anuncio del proyecto que está la Orden del Día. No conozco absurdo igual.

3) El Concejo Deliberante pide habitualmente informes. Lo hace en sesión pública. El informe- que es público- tiene una respuesta que vuelve  del Ejecutivo Municipal al Concejo Deliberante. Por ejemplo, en el Concejo está ahora una respuesta a un pedido de informes sobre el control de báscula, líquidos lixiviados y cantidad de agua subterránea y superficiales en los vertederos municipales. Vaya usted amigo lector a conseguir una copia de esa información: minga!. ¡Hay una sola forma, y es convencer a algún empleado para que la facilite, tarea verdaderamente imposible ya que sobran los argumentos para no exponerse a alguna sanción por haber permitido tamaño desatino, que es el de facilitar información que es PÚBLICA!!! Y menos a un “pasquín digital”.

Este pasquín digital” no es peor, ni mejor que otros medios. Es más bien modesto, sencillo. Este editor y sus colaboradores, pocos por cierto, carecen absolutamente de habilidades comerciales o de la persuasión necesaria, acerca de lo conveniente que podría resultar un aviso comercial en sus banners.

Lo que sí puedo y podemos asegurar es que la información es su principal capital y que en ella se pone el mejor esfuerzo, más allá de la discutible dimensión comercial o empresaria.

Lo único que este “pasquín digital” pide, es acceso libre a la información que tiene carácter público y debe estar a disposición de todos.

¿Entonces? Es solo información.

 

Gerardo Rebak

Editor

Carta Urbana

 

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here